top of page

Introducing Our 2035 Release

Se trata de crear nuevos hábitos...

¿Propósitos de Año Nuevo? Por más que sea "algo mental", cada inicio de año nos trae una nueva oportunidad para reflexionar y volver a enfocarnos en nuestras metas y encaminarnos hacia donde queremos llegar. Pero este año, he aprendido algo nuevo... se



trata de concentrarte en disfrutar el proceso, más que en la meta.


via Erin Johnson


Tras muchos años de fallar en el intento de ser más saludable, ahorrar 'x' cantidad o meditar día a día, me di cuenta que algo estaba haciendo mal; además de que a la única persona a la que decepcionaba era a mí misma.


Después de investigar mucho sobre "cómo lograr tus metas", hoy sé que mi error era que al no ver o sentir cambios inmediatos, perdía motivación y abandonaba mi dieta saludable, mi ahorro u olvidaba meditar. Mi error era que me enfocaba en el resultado final, más que en disfrutar el proceso.


¡Y esa es la clave! Si no aprendemos a disfrutar el "cómo" llegar a dónde queremos llegar, hay dos posibles desenlaces:

  1. Nunca alcanzamos nuestra meta.

  2. Alcanzamos nuestra meta pero brevemente regresamos a nuestro estado anterior.

Típicamente cuando nos ponemos nuevas metas es porque queremos convertirnos en la persona que queremos ser. Así que primero que nada piensa en:

- ¿Qué persona quieres llegar a ser?

- ¿Quién te inspira a ser como quieres ser?

- ¿Qué hace día a día la persona que te inspira o la que quieres llegar a ser?

- ¿Qué hábitos tiene?


Haz una lista de hábitos

Toma una libreta y haz una lista de los hábitos que necesitas adquirir o dejar ir para llegar a ser la persona que quieres ser.


Enfócate en el 1%

Empieza poco a poco. La manera de llegar a tus metas es concentrarte en cambiar tus hábitos, y no de forma radical, sino con pequeños cambios día a día. En vez de tratar de hacer cambios drásticos, poco a poco deja de hacer lo que te hace mal y enfócate en ser 1% mejor cada día, solo 1%. Al final del año ese 1% se potencializará.


La clave está en hacer pequeñas mejoras con intención para así poder convertirte en la persona que quieres ser.


Usa un habit tracker

Un habit tracker es una forma consciente de saber cómo vas y de crear hábitos nuevos. Haz clic aquí para descargar un template gratuito. Anota tus nuevos hábitos y día a día marca lo que sí cumpliste, y sé honesta. Elimina tentaciones para hacerlo más fácil.


Para poder hacer ejercicio frecuentemente, leer más o comer mejor, dedica tiempo a encontrar lo que te gusta. Tómate el tiempo de encontrar encontrar las actividades o el ejercicio que te emociona hacer y que estés feliz mientras lo haces. Para comer saludable busca recetas interesantes para que te emocione más experimentar en la cocina, que pedir comida rápida a tu casa. Inspírate con videos de YouTube y podcasts para encontrar meditaciones que disfrutes, personas que han escrito libros de temas que te interesan, etc.


Habit stacking

Esto consta de crear un "juego" en el que haces una secuencia de dos o tres hábitos para simplicar el proceso al quitar lo que te obstruye de tomar una buena decisión o procrastinar. Después de escribir tus hábitos, escribe cómo puedes apilarlos.

Ejemplo: Si quiero hacer ejercicio y leer las noticias cada mañana, mi habit stacking será "Cada mañana al terminar mi workout, tomaré una taza de café y leeré las noticias."


Modifica tus recompensas

Cambia recompensas negativas por positivas o bien, trabaja tus nuevos hábitos para "desbloquear" una recompensa. Escríbelo...

Ejemplo: Si quiero leer más libros y pasar menos tiempo en mi celular o viendo la televisión, escribiré "Después de leer 10 páginas de mi libro, puedo entrar a una red social" o "Después de leer en la noche, puedo ver un episodio de mi serie favorita."


Háblate bonito

Hay días que simplemente no querrás hacer lo que debes o no estarás de humor. ¡Se vale! Si hoy no hiciste lo que debías para acercarte a tu meta, no te martirices a ti misma. Pon atención a tu diálogo interno y sé paciente y amable contigo misma. La clave es no fallar dos días seguidos, ¡inténtalo!


Sé consciente de la información que estás consumiendo

Así como la comida tiene un efecto en nuestro físico, todo lo que escuchamos, vemos y leemos tiene un impacto en nuestro estado mental, para bien o para mal. Sé consciente de qué te hace acercarte más a lo que quieres y lo que te aleja de ello. Si algo no te gusta o no te hace sentir bien, quítale el único poder que tiene: tu atención.


Todo empieza con tus pensamientos

Obsérvalos y entretén solo aquellos que te empoderan. Nosotros controlamos nuestros pensamientos y nuestros pensamientos controlan nuestras vidas. Y una forma fácil de comprobarlo es: ¿conoces a alguna persona que siempre se está quejando de lo que le pasa, lo que tiene y lo que no tiene? Seguramente alguien se te vino a la mente. Este tipo de personas están convencidas de que todo les sale mal, ¿y adivina qué? Efectivamente todo les sale mal.


You get back what you put out. Así que mejor pon tu atención en las cosas positivas de tu día y de tu vida, y agradece por ellas. Enfócate en visualizarte en dónde quieres estar y lo que quieres tener, en vez de distraerte con lo contrario, y trabaja hacia ello. Concéntrate en lo bueno y te sorprenderá la cantidad de cosas positivas que comienzan a suceder.


Finalmente recuerda que TODO toma práctica y repetición, y definitivamente no es fácil, toma mucha disciplina y consciencia. Con el transcurso de los días, nota cómo te sientes y si las decisiones positivas que has tomado con estos nuevos hábitos te han hecho sentir mejor. Ese sentimiento que día a día te hace acercarte a lo que quieres es el que te motiva a continuar. Recuerda que cada momento tienes una nueva oportunidad, confía en ti misma y tu capacidad para lograr lo que deseas. En caso de que lo hayas olvidado: Tú puedes.

Comments


bottom of page